La acústica es una rama de la física que estudia los sonidos, infrasonidos y ultrasonidos que se propagan por la materia. Se estudia la producción, transmisión y almacenamiento así como la percepción o reproducción del sonido.

Dentro de esta rama de la física se encuentra la acústica ambiental, que es la que estudia el sonido en exteriores, el ruido ambiental y también sus efectos en las personas y la naturaleza. Asimismo se estudian las fuentes de ruido como pueden ser el tráfico, aviones, trenes, barcos, fábricas, entornos donde se producen ruidos como talleres, así como locales de ocio, estadios o incluso parques, por ejemplo.

¿Qué son los mapas de ruido?

Una de las labores que se hacen dentro de la acústica ambiental es la creación de mapas de ruidos, la representación cartográfica que tiene determinada zona en cuanto a niveles de ruido se refiere. Con ello se puede determinar el nivel o niveles de ruido a los que está expuesto un determinado grupo de personas.

Gracias a esta información se pueden desarrollar diferentes planes y estrategias que tienen como principal finalidad poder prevenir y reducir el ruido ambiental, sobre todo cuando sus niveles pueden llegar a ser perjudiciales para la salud.

Siempre que se interpreten de manera correcta todos los datos que se han ido recopilando en el estudio, se pueden diferenciar los intervalos de las medidas, pudiendo detectarse cuáles son los principales contaminantes acústicos para poder reducirlos con una correcta estrategia de ataque.

Si nos fijamos en cómo es la representación del ruido en un mapa de estas características, se puede reconocer de varias formas, mediante isófonas y colores. Las isófonas son líneas que van uniendo puntos en los que los niveles de presión sonora son iguales. En el caso de los puntos en los que el nivel de presión sonora sea igual, son representados con un mismo color.

Esta clase de mapas se realizan de dos formas, uno mediante muestro y otro por simulación. En este segundo caso, se hace con una técnica que se encarga de digitalización del ruido mediante la utilización del sonómetro. Se trata de un dispositivo que puede medir la contaminación acústica en grandes espacios y se hace el estudio en diferentes periodos de tiempo en determinados lapsos de tiempo para conseguir referencias acústicas con las que poder obtener datos fiables.

Para la confección de estos mapas hay que reconocer las fuentes de ruido, las cuales son necesarias para poder tomar medidas. En este caso se usan dos estrategias, una son los mapas de niveles de ruido, que son aquellos que miden las densidades del ruido. Por otro lado, los mapas de exposición sonora son aquellos que están enfocados directamente en evaluar los edificios y viviendas que se encuentran expuestas a diversos niveles de ruido.

No hay que olvidarse de la importancia que tiene la realización de mapas de ruido lo más precisos posible dado que esto es imprescindible para poder tomar acciones para combatir el ruido, intentando reducirlo al máximo posible, con los beneficios que esto reporta.

Leave a Reply